Los cuadernos de Vogli

«Pertenezco a esa parte de la humanidad —una minoría a escala planetaria pero creo que una mayoría entre mi público— que pasa gran parte de sus horas de vigilia en un mundo especial, un mundo hecho de líneas horizontales en el que las palabras van una detrás de otra y en el que cada frase y cada punto y aparte ocupan su lugar debido: un mundo que puede ser muy rico, quizá incluso más rico que el no escrito, pero que, en cualquier caso, requiere cierto trato especial para situarse dentro de él».

Italo Calvino

Johann Peter Hasenclever, Die Sentimentale. 1846-47. Museum Kunstpalast, Düsseldorf.

No iremos, pues, ya errantes
«No iremos, pues, ya errantes
a horas tardías de la noche,
aunque el corazón ame como antes
y la luna su brillo derroche.
Pues la espada vive ahora envainada,
y en pecho se oculta el alma,
y el corazón se detiene a cada alentada
y el amor vive su hora de calma.
Aunque para amar se hizo la noche,
y pronto regresa la hora diurna,
no iremos pues ya errantes
a la luz de la luna».
Lord ByronNo iremos, pues, ya errantes (Traducción de Damián Alou).